sábado, 26 de enero de 2013

Un día cualquiera....


Dicen que ningún amanecer es igual a otro, lo mismo me ocurre con los días, ninguno se parece, afortunadamente… Algunos días me resultan lentos, como si al reloj le costase trabajo avanzar. Otros en cambio me resultan agotadores, todo fluye tan deprisa que a penas si tengo tiempo de saborearlo. Pero para bien ó para mal, se van alternando. Así es más llevadero. Hay dias en los que quisiera comerme el mundo, en los que me siento capaz de cualquier cosa, como una fuerza interior que me empuja a hacerlo. Otros dias, esos a los que yo llamo de color gris, son… como decirlo… aburridos, sin sentido, lentos, muy lentos. En esos dias me da la sensación de perder el tiempo,  se  escapan sabiendo que podría haber hecho algo más, pero se quedó solo en el intento. Esos dias no me gustan.  Me gustan más cuando me acuesto sabiendo que he aprovechado hasta el último segundo, hasta caer rendida…No quiero que el tiempo me domine, quiero ser yo quien domine el tiempo….