domingo, 2 de abril de 2017

El niño que llevamos dentro...

     La casa se inunda de un olor especial cuando ella llega. Consigue solo con su presencia que los malos humores salgan volando por las ventanas. Primero nos mira, nos observa y luego nos dedica su delicada sonrisa. Y es que todo en ella es delicadeza. Tiene la habilidad de expresarse con sus gestos y miradas, porque es tan pequeñita que aún no habla con fluidez. Consigue con su diminuto cuerpecito y su enorme sonrisa, que todos parezcamos un poco "subnormales" y hablemos en un idioma raro y bastante ñoño que tan solo ella y los que son como ella lo entienden. Cada vez estoy más convencida que ellos son seres angelicales que vienen a enseñarnos el verdadero valor de la vida y consiguen aflorar en nosotros sentimientos que solo con ellos nos atrevemos a demostrar. Estos seres son los niños y tiene mucho que enseñarnos. Pero creemos que por ser más viejos que ellos ya lo hemos visto todo y no es así... debemos aprender a disfrutar y a entender la vida como solo ellos saben hacerlo. Repartiendo su cariño a cambio de nada, felices con una caja de cartón o cualquier instrumento inservible, inocentes, avispados y sonrientes. Si ves a algún niño triste, sin duda la culpa es del adulto que le ronda. Y en mi caso, ella es mi sobrina... Es uno de esos regalos que la vida me ofrece y que tengo que agradecer a quien sea que la haya puesto en mi camino. Al verla me pregunto ¿Cómo hay seres tan inconscientes capaces de hacerles daño, de abandonarlos? Si con tan solo contemplar sus miradas, algo estalla dentro de nuestras almas. Todos llevamos un niño dentro que de vez en cuando deberíamos sacar a pasear...
¿Sabrías explicarle a un niño porqué te comportas como lo haces? ¿Sabrías explicarle que un día fuiste niño y veías la vida con otros ojos? ¿ Cúando te convertistes en el adulto que eres? No tengas miedo y si tienes la suerte de tener un niño cerca, aprende todo lo que puedas de él porque sin duda te enseñará muchos más que lo que tu le puedas mostrar..

domingo, 19 de marzo de 2017

La bestia que llevas dentro...

    
Comienza la película, se oyen risas nerviosas, las palomitas van al suelo, - uy... ésto lo subo a face, instagram y lo comento en el grupo... tía, tía, tía, qué fuerte.... -  Eso me hace caer en la cuenta que yo también tuve 15 años, con la diferencia que no existía internet... Me apiado de las chicas, las comprendo y las miro con nostalgia.
Ya salen los anuncios, ¡bien!  son poquitos.
Ya comienza la película y me dejo llevar por su magia. 
No es un cuento de hadas cualquiera, pues, recrea a la perfección el interior de las personas.
Porque dentro de nosotros se esconde una bestia que tiene que convivir con una bella. El lado bestia es fácil airearlo, el lado de bella cuesta más reconocerlo.
Nos identificamos por la forma en que tenemos de mostrarlo. Algunos son más bella que bestia y otros al contrario.
Este cuento de hadas no está tan lejos de la realidad, porque nosotros también nos dejamos llevar por las apariencias, y llamamos "peculiares" a aquellos que son distintos a nosotros, sin que ello signifique que eso sea mejor o peor.
¿Quién no conoce al galán guapo y adulador? ¿Quién no conoce al fiel pelota servidor? 
¿Quien no ha vivido bajo un hechizo difícil de superar? ¿Quién no tiene un amigo leal?
En mi cabeza se agolpan las preguntas y semejanzas, termina la película, salgo de mi ensoñación, miro alrededor, oigo el tic-tac cruel del reloj.
No estamos tan lejos de los cuentos de hadas, de las bellas y las bestias. Vivimos rodeados de un mundo mucho más cruel que el que vemos en la pantalla y no le damos tanta importancia.
Por suerte,  retenemos lo bello en la memoria y salimos del cine tarareando una hermosa melodía.
Hay adultos en la sala que han disfrutado mucho más que los niños. 
Recuerda, la vida será ... según la mires. No permitas que tu lado de bestia arruine tu vida. Tu lado de bella tiene mucho que enseñarte. 
Pero sobre todo,   ¡¡¡no te olvides de ser feliz!!!



domingo, 5 de marzo de 2017

Intenciones...


 
    No era la primera vez que lo intetaba, había fallado tantas veces, que ni ella estaba segura de si esa era la definitiva. Se privó de tantas cosas para lograr su objetivo, que a veces hasta dudaba de si merecería la pena seguir adelante. Quizás, sea otro fracaso más, o quizás no. Ella misma se preguntaba y se contestaba a la vez. Algunos la animaban, otros la empujaban hacia la más oscura de las dudas. Y ahí estaba ella, con su ímpetu inquebrantable, esquivando las dudas que por días le surgían de si seguir o no adelante, de si plantarse o no en ese instante. 
El día que lo logró, perdió la cuenta del tiempo que llevaba intentándolo, pero, lo que en ese momento pensaba era que lo había conseguido, que su esfuerzo había merecido la pena. Estaba orgullosa por no haberse plantado en mitad del camino, con lo fácil que hubiera sido. Y aunque ese día todo eran aplausos, también recordaba las palabras de aquellos que intentaron hundirla en el camino. Todo aquello le sirvió para fortalecerse, de lo bueno y de lo malo, y creció como persona sin obsesionarse con su objetivo. Solo eso la salvó para afrontar los días.

MORALEJA: Todo el mundo es muy buen consejero sin ponerse en tu piel. Todos aconsejan sin haber pasado por la experiencia. Y todos dirán: - Te lo dije - y se atribuirán tus logros. No te fíes de los aduladores, ni confíes en aquellos que siempre te den la razón. Escucha, observa y haz lo que creas mejor. Si te equivocas asúmelo, levántate, sacúdete y vuelta a empezar. Que de todos los intentos aprenderás. No te creas nunca ni sólo, ni débil.
Como dice un dicho muy famoso: Si te equivocas, enhorabuena, es porque lo estás intentando. 

Un abrazo a todos aquellos que se enfrentan a su objetivo día a día, sea lo que sea !!!

martes, 28 de febrero de 2017

La limpieza material y del alma...

       
  La limpieza es necesaria, aunque a veces no encontremos el momento de hacerlo porque siempre hay algo más importante y porque a veces acarreamos demasiado cansancio. Pero... qué bien se siente uno cuando todo está limpito y en orden. 
     Hoy ha sido un día de esos en los que tenía la necesidad de limpiar, o más bien desterrar algunas cosas, tanto materiales como sentimentales. Y encontré el momento de hacerlo, porque otras veces se quedaron solo en el intento.
    Siempre me costó mucho deshacerme de las cosas, de las personas... pero hoy, era diferente. Lo he hecho con total naturalidad, quitándome casi un peso de encima. Tenía que hacerlo, para dejar sitio a algo nuevo, a algo mejor, a algo más bonito y más necesario.
    Solo tenía que encontrar el momento. 
    Había cosas que llevaba años sin usar, solo estaban ahí ocupando espacio, un espacio que me era necesario para otras cosas, y hablo de cosas como puedo decir personas... porque todos tenemos ese número de teléfono guardado y que nunca marcamos. 
    Así que... hoy era el día. Y no me pesa, porque los recuerdos y las vivencias siguen estando ahí, solo que ahora tengo más espacio y es más liviano. 
    Anímate, escoge el momento y hazlo. Hay que dejar espacio para lo nuevo  y bonito que venga...

domingo, 29 de enero de 2017

El grito y la calma...

    
     Hay dos seres viviendo dentro de tí, el grito y la calma, la sonrisa y la ira. Según qué momento vives, alimentas a uno más que al otro y sin los dos, eres un ser incompleto.
 A veces no puedes controlarlos y se hace imposible convivir con los dos, pero siempre encuentras la armonía perfecta para que ambos se complementen. 
Tu lado bueno siempre esta ahí, pero nunca lo mimas. Y tu lado malo, a veces te acompaña, aunque no lo hayas invitado.
Quien te conozca, además de valorarte, debe saber, que tu ira y tu calma forman parte de tu alma. 
Que no serías tu, si tu genio y tu dulzura no formaran parte de tí. 
Debes saber, que a mí las personas que más me gustan son aquellas que muestran sus dos personalidades sin ocultar  ninguna, porque no creo en la perfección y cuanto más perfecto quieras parecer, más imperfecto te mostrarás.
Las personas son bonitas tal como son, sin aparentar. Eso me parece algo muy feo, ser lo que no eres por mostrar lo que no sientes. 
No seas un clon de la gente y muestrate tal como eres.
Las imperfecciones son más bonitas de lo que crees.
Deja la perfección para los ingenuos, tu eres más inteligente que todo eso. 
Se tú...se imperfecto. Se grito y calma, paz y alboroto, rabia y dulzura... Se lo que quieras ser, pero siempre siendo tú mismo...

domingo, 22 de enero de 2017

Calor en el alma...


    Yo sé que te gusta sentir calor en el alma... pero  te da miedo quemarte.  Y eso es muy de cobardes, eso es muy de hoy en día, se llama "salir corriendo". No te "pringas" para no sentir más allá de lo permitido. No te involucras para no atarte más de lo debido. Pero vuelves una y otra vez a ese fuego que te quema, y que cada vez que intentas apagar, arde con más fuerza. 
Yo sé que tienes cosquillas en el corazón y unas mariposas que vuelan por tu ombligo sin rumbo fijo, porque el GPS ya no funciona con ellas. Yo también las tuve y las engañé para que no murieran en la hoguera, pero solo las despité... ellas viven, veo como vuelan. 
Yo también he oído el ruido que sale de tu cabeza, porque solo la gente como yo puede oirlo.
Yo también juré una y otra vez... y mil veces más... y volví otras cuantas, hasta perder la cuenta.
Yo también conozco ese lugar extraño donde pelean la razón y el desengaño. Y conozco ese lugar con encanto donde siempre vuelves cuando no te hallas...
 Y también sé que tienes un cajón de recuerdos imborrables que solo abres los días nublados, y que añoras al destaparlos. 
Yo también sé que eres como los demás, no tan diferente...
Y no es nada malo, simplemente eres humano.
Aunque no quieras, aunque no te guste reconocer, que el carlor en el alma, siempre es necesario...

domingo, 15 de enero de 2017

Vive el momento...

   
  Un día te levantas y te das cuenta  que todo cuanto te rodea está desordenado. Tienes el pelo alborotado, el corazón y la vida en general. Y despiertas con el firme propósito de poner orden en ese caos. Pones empeño, mucho esfuerzo, pero no es suficiente, porque ese caos no depende solo de tí. En ese momento, te sientas, piensas, repiensas y vuelves a mirar a tu alrededor. No es desorden lo que te rodea, es simplemente vida. Porque la vida es eso, es orden y caos a la vez, es alegría y tristeza, es baile y melodía, es luz y sombra. Solo la vida te enseña a levantarte, aunque antes hayas tenido que caer. Solo la vida te lleva por caminos desiertos para que cuando encuentres uno bello, sepas apreciarlo bien. Son enseñanzas, son momentos, son risas, son viajes, son abrazos, son secretos, son palabras, son miradas... son tantas cosas como quieras. Porque la vida es así de caprichosa, te lleva por donde quiere, no por donde tu quisieras. Y aunque no te guste saltar en los charcos, alguna vez tendrás que hacerlo porque sino la vida te hará caer de pleno en ello. Hay tantas cosas que no queremos... pero solo la vida sabe nuestro sendero. No aplaces tus sueños, hoy y ahora es un buen momento. Si lo piensas bien, siempre habrá un impedimento. Así que de vez en cuando, déjate llevar y vive el momento... 

P.D. La vida no espera...