viernes, 2 de diciembre de 2016

Dona tu pelo !!!!

     Devuelve la sonrisa a los que más lo necesitan con un simple gesto. Donar pelo es tan sencillo como productivo y gratificante. Hay muchas personas que necesitan un empujoncito para  potenciar su autoestima. Tu pelo crecerá y la confianza de aquellos que lo necesitan también. 



    Desde aquí agradezco a todas esas personas que se dedican a elaborar estas pelucas a base de tiempo y mucha paciencia. Es una labor tremendamente importante, pero para ello necesitan muuuuuchos pelos. Así que, si estás pensando en un cambio de imagen, dona tu pelo. 

   La empresa a la que yo he enviado mi trenza se llama "Mechones solidarios" (aunque me constan que existen unas cuantas más que realizan tan importante labor), tienen Twitter y Facebook. En su web te informan de todo y hasta puedes ver cómo realizan las pelucas. Os la dejo por si queréis echarle un vistazo : www.mechonessolidarios.com 

   No os olvidéis de compartir este video. ¡¡¡¡¡Hasta pronto almas cándidas!!!!!

domingo, 27 de noviembre de 2016

Regala cuentos infantiles!!!

     Te propongo una alternativa para regalar tanto en Navidad como en cualquier época del año. Te presento mis cuentos infantiles. Aptos para cualquier edad y recomendados para el aprendizaje de la lectura por su fácil comprensión.

     Los puedes adquirir en Amazon, tanto desde España como desde cualquier otro país.
Gracias por vuestro apoyo !!!!




domingo, 20 de noviembre de 2016

Menos gruñir y más sonreir !!!!!...

    A veces somos muy injustos con las personas que nos rodean. Cuanta más confianza tenemos, más desagradables somos. Seguro que en estos momentos estás haciendo memoria y sabes de qué te hablo. Precisamente con los que nos codeamos a diario, son los que más sufren y padecen nuestros desplantes. Quizás por el cansancio que arrastramos, por el estrés que acumulamos, porque nos falta tiempo para todo. Y aún así, son los que más nos soportan sin apenas recriminárnoslo. Todos tenemos días buenos y días peores, rachas buenas y rachas menos buenas... pero eso no es razón suficiente para que nos descarguemos con quien menos culpa tiene. Cúantas palabras desagradables no hemoss dicho alguna vez a nuestras madres, o a  veces peor... la indiferencia con padres, amigos, hermanos ... Si te paras a pensar, son las primeras personas a las que acudes cuando de verdad necesitas ayuda o incluso para desahogarte. Qué poco cuesta ser amable y cómo nos hacemos de rogar. Pareciera, a veces, que toda la amabilidad de la que disponemos la agotamos con "extraños" y no dejamos nada para los allegados de verdad. ¡Qué imbéciles somos a veces! Seguro que en alguna ocasión habéis sentido hasta algún tipo de remordimiento por este comportamiento taaaaan desagradable, ¿a que sí? Yo también... Por eso hoy he querido escribir estra reflexión, para que de vez en cuando a los que nos "aguantan" también le dediquemos una sonrisa y algún que otro bonito detalle. Que parece que no cuesta nada, pero en realidad... si que nos cuesta. Aunque nunca es tarde para rectificar... Así que ya sabéis, menos gruñir y más sonreir.

domingo, 13 de noviembre de 2016

¿Damos buen ejemplo?

 
   Indignada me hallo... No dejo de preguntarme qué clase de ejemplo estamos dando a los niños. Sinceramente, creo que lo estamos haciendo muy mal. Hace poco ha salido a la luz una notica de un niño de 7 años que se encuentra ingresado en el hospital tras sufrir una paliza de 3 niños de su misma edad. En mis tiempos no pasaban estas cosas, o tal vez si, pero menos... Últimamente raro es el día que no aparece en los medios  de comunicación una noticia como esta. ¡Qué triste! de verdad... Me pregunto qué veran los niños, qué clase de ejemplo le estamos dando para que se comporten de esa manera. Un niño nace puro, inocente, sin maldad, este tipo de malicia se adquiere por desgracia con los años, pero ¿a los 7 años? ¿tan pronto? . Desgraciadamente es un tema muy común. Hay muchos niños y niñas que sufren acoso en el colegio y en muchos casos acaba de manera muy trágica. ¡Qué mal lo estamos haciendo! Cuando yo era pequeña se le tenía muchísimo respeto a los profesores, padres y mayores. En ocasiones, el castigo era severo y aunque tampoco estoy de acuerdo con tanta severidad, desde luego lo prefiero al libertinaje y poca verguenza de la que hoy día estamos predicando. Cuando yo tenía 4 años, mi vecino me llamó y me dijo: "Ven, te voy a explicar una cosa. Se acercó a mi y me dijo mirándome a los ojos. A las personas mayores hay que hablarles de usted, que yo no te vuelva a escuchar que hablas de tú a una persona mayor." Me lo explicó tan clarito, que aquello quedó grabado en mi memoria y desde entonces supe lo que era el respeto. Me lo explicó de una forma cariñosa, amable, sin chillar, porque no hace falta chillar para que un niño comprenda las cosas. 
     Creo que se han perdido muchos valores por el camino, y veo muy  difícil  la forma de volver a recuperarlos. Se me encoge el corazón cuando leo noticias de este tipo. Me pregunto qué podemos hacer, cómo podemos solucionarlo. 
     Para cada familia su hijo es único y especial, pero debemos poner límites y establecer unas normas de comportamiento para que desde pequeños sepan respetar y distinguir entre el bien el mal. No por dar todos los caprichos a un niño van a ser más felices. Es cierto que debido al trabajo de los padres cada vez pasan menos tiempo con sus niños, pero el cariño no se compra con juguetes, el cariño se da y se demuestra y de ahí salen los valores más fuertes y verdaderos. No sé si la educación de antes era mejor o peor, aunque ahora tengamos más oportunidades que antes,  solo sé que cada día lo estamos haciendo peor, porque nuestra experiencia no la estamos empleando y el mundo se está volviendo un lugar muy inseguro hasta para aquellos que empiezan a dar sus primeros pasos en este enrevesado mundo que le estamos dejando.Tal vez no somo conscientes que los niños son esponjas y repiten lo que ven.

     El debate está abierto. ¿Crees que estamos dando una buena educación a los niños? ¿Qúe las cosas antes eran mejor? ¿Cuántos niños más deben sufrir acoso o incluso morir para concienciarnos de lo mal que lo estamos haciendo? Porque no me cabe la menor duda que la culpa es de nosotros los mayores. ¿Qué opinas tú? 

domingo, 30 de octubre de 2016

Aprender a dar...

Hace poco encontré esta pequeña historia que hoy quiero compartir con vosotros.

     "Un hombre pobre preguntó al Buda:  - ¿Por qué soy tan pobre? - 
El Buda dijo : - No aprendiste a dar.- 
Así que el pobre hombre dijo: - ¡Pero, si yo no tengo nada que dar! - 
El Buda dijo :- Tienes un par de cosas: la cara, que puede dar una sonrisa; la boca, que puede enaltecer o consolar a otros; el corazón, que puede abrirse a los demás; los ojos, que pueden mirar al otro con los ojos de la compasión; el cuerpo, que puede ser utilizado para ayudar a los demás- "

Como véis, no se necesita mucho para poder dar...

Texto: "Adaisa"
Imagen: Elise Gravel. 

domingo, 18 de septiembre de 2016

Los prescindibles...



    Nadie es imprescindible, nadie, ni siquiera tu. Y si piensas que lo eres, estás muy equivocado. Todo el mundo puede hacer lo mismo que tú, tal vez mejor, tal vez peor, o tal vez incluso se necesiten de varias personas para hacer tu trabajo, que al final harán. Es un error por nuestra parte creernos superiores por pensar que somos imprescindibles, cuando lo único imprescindible es el tiempo. Es lo único que no puedes reemplazar, ni añadir, ni sustituir. Y aún así, seguimos dando más importancia a lo material que a lo verdaderamente importante. 
     Cuando ya no estemos en este mundo, poco importará lo que piensen de nosotros, pero quedará una esencia imborrable en la mente de aquellos que nos trataron. Olvidarán sin duda lo que hicimos, o dijimos, y recordarán cómo los hicimos sentir en un momento u otro, lo cercano o lo distantes que fuimos y tal vez, alguno que otro guarde algún objeto sin apenas valor, más que el sentimental, que les recordará a nosotros. 
     Ya ves... ni los objetos más valiosos del ahora serán de importancia cuando no estemos, porque nos marcharemos con las manos vacías, al igual que cuando llegamos a este mundo. 
POr ello, prescinde de todo aquello que no te aporte nada, de los obejtos , de las personas, de todo lo que te reste tiempo y energía, y conserva tan solo lo verdaderamente imprescindible, como aquellas personas que se merecen tu mejor versión, dedícales lo más preciado que tengas, como tu tiempo, tus abrazos, tus sonrisas, tus palabras, porque cuando te des cuenta de que todo lo demás es prescindible, habrás malgastado mucho de tu preciado tiempo. Así que... ¡¡¡respira y vive!!!
     Y recuerda que cada uno de nosotors tiene un camino que recorrer, que nadie debería juzgar porque, cada cual tiene sus propias pruebas y metas. Debemos deshacernos del pasado que tanto duele, que tanto marca. Soltar el lastre que nos atrapa y disfrutar de las pequeñas cosas porque son las que hacen grande nuestra vida. Rie, ama y respira. Si no sale bien, conviértelo en una experiencia más de la que aprender y si sale bien, disfrútalo mientras dure. Vive y respira, que tal vez mañana no vuelvas a tener la misma oportunidad. Respira la vida, respira la vida, respira la vida...  

domingo, 11 de septiembre de 2016

¿Educación o capricho?...

  
   La de cosas que una ve y conoce cuando viaja en autobús. Es toda una aventura, hasta tal punto que creo que voy a inaugurar una nueva sección llamada: El debate está abierto.
Todo esto surge de un pequeño viaje en autobús que hice hace unos días. Yo viajaba de pie, agarrada a todas las barandas posibles porque tengo muy mal equilibrio, cuando de repente unos gritos me sacaron de mis pensamientos. Una señora mayor se quejaba de una joven porque no le cedía el sitio. El caso es que, frente a la joven había un sitio libre.  
      La señora mayor se quejaba "a grito pelao" de que la joven se hacía la despistada hablando por el móvil para no darse cuenta de que la señora mayor necesitaba el sitio. En su defensa, la joven que no se estaba enterando de nada, le decía a la persona con la que hablaba que no sabía qué estaba pasando, que una señora le decía algo del sitio pero que ella estaba hablando por teléfono y no sabía qué había pasado, que no tenía problema ninguno en dejarle el sitio. El caso es que la joven siguió hablando por teléfono y la señora mayor hizo levantar a otras dos personas para que una de ellas le cediera el asiento. Nadie se metió por medio, nadie opinó, cada cual siguió en su lugar y calladitos, casi sin respirar . Y aún así, durante todo el trayecto, el sitio que había frente a la joven quedó libre, nadie se atrevió a ocuparlo, ni nadie hizo ver a la señora mayor que había un sitio libre que podía ocupar sin problema porque además según los dibujos/pegatinas del asiento, era para personas mayores, discapacitados etc.. . Y estaba libre. Entonces.. ¿Qué problema había? ¿Era algo personal de la señora mayor?
      Aquello me hizo pensar sobre la educación o el capricho, porque... ¿realmente la joven no se había enterado y utilizaba el móvil para despistar? ¿por qué la señora mayor no utilizó la educación y pidió a la joven amablemente que le cediera el sitio? ¿por ser mayor se cree con el derecho de que le dejen el sitio? Tal vez la joven venía cansada de trabajar y necesitaba un respiro. Me hizo pensar que algunas personas mayores se creen con derecho a muchas cosas por tener cierta edad, pues no le dió lugar a la chica ni a reaccionar y quizás si hubiera sido mucho más amable, hubiera conseguido ese sitio o el de cualquiera, pero la verdad, es que ni esa chica ni otros, le cedieron el sitio, bueno... si, una señora que tal vez por miedo se lo cedió. ¿Y la joven? ¿Representa a la mayoría de jóvenes actuales que están tan enganchados a las tecnologías que se han olvidado de tratar con la gente? 
      Aquel incidente me hizo cuestionarme muchas cosas, cada una tenía razón a su manera, pero hechos como éste son más habitual de lo que pensamos. En fin... El debate está abierto, ¿Qué opinas tu?