domingo, 18 de septiembre de 2016

Los prescindibles...



    Nadie es imprescindible, nadie, ni siquiera tu. Y si piensas que lo eres, estás muy equivocado. Todo el mundo puede hacer lo mismo que tú, tal vez mejor, tal vez peor, o tal vez incluso se necesiten de varias personas para hacer tu trabajo, que al final harán. Es un error por nuestra parte creernos superiores por pensar que somos imprescindibles, cuando lo único imprescindible es el tiempo. Es lo único que no puedes reemplazar, ni añadir, ni sustituir. Y aún así, seguimos dando más importancia a lo material que a lo verdaderamente importante. 
     Cuando ya no estemos en este mundo, poco importará lo que piensen de nosotros, pero quedará una esencia imborrable en la mente de aquellos que nos trataron. Olvidarán sin duda lo que hicimos, o dijimos, y recordarán cómo los hicimos sentir en un momento u otro, lo cercano o lo distantes que fuimos y tal vez, alguno que otro guarde algún objeto sin apenas valor, más que el sentimental, que les recordará a nosotros. 
     Ya ves... ni los objetos más valiosos del ahora serán de importancia cuando no estemos, porque nos marcharemos con las manos vacías, al igual que cuando llegamos a este mundo. 
POr ello, prescinde de todo aquello que no te aporte nada, de los obejtos , de las personas, de todo lo que te reste tiempo y energía, y conserva tan solo lo verdaderamente imprescindible, como aquellas personas que se merecen tu mejor versión, dedícales lo más preciado que tengas, como tu tiempo, tus abrazos, tus sonrisas, tus palabras, porque cuando te des cuenta de que todo lo demás es prescindible, habrás malgastado mucho de tu preciado tiempo. Así que... ¡¡¡respira y vive!!!
     Y recuerda que cada uno de nosotors tiene un camino que recorrer, que nadie debería juzgar porque, cada cual tiene sus propias pruebas y metas. Debemos deshacernos del pasado que tanto duele, que tanto marca. Soltar el lastre que nos atrapa y disfrutar de las pequeñas cosas porque son las que hacen grande nuestra vida. Rie, ama y respira. Si no sale bien, conviértelo en una experiencia más de la que aprender y si sale bien, disfrútalo mientras dure. Vive y respira, que tal vez mañana no vuelvas a tener la misma oportunidad. Respira la vida, respira la vida, respira la vida...  

domingo, 11 de septiembre de 2016

¿Educación o capricho?...

  
   La de cosas que una ve y conoce cuando viaja en autobús. Es toda una aventura, hasta tal punto que creo que voy a inaugurar una nueva sección llamada: El debate está abierto.
Todo esto surge de un pequeño viaje en autobús que hice hace unos días. Yo viajaba de pie, agarrada a todas las barandas posibles porque tengo muy mal equilibrio, cuando de repente unos gritos me sacaron de mis pensamientos. Una señora mayor se quejaba de una joven porque no le cedía el sitio. El caso es que, frente a la joven había un sitio libre.  
      La señora mayor se quejaba "a grito pelao" de que la joven se hacía la despistada hablando por el móvil para no darse cuenta de que la señora mayor necesitaba el sitio. En su defensa, la joven que no se estaba enterando de nada, le decía a la persona con la que hablaba que no sabía qué estaba pasando, que una señora le decía algo del sitio pero que ella estaba hablando por teléfono y no sabía qué había pasado, que no tenía problema ninguno en dejarle el sitio. El caso es que la joven siguió hablando por teléfono y la señora mayor hizo levantar a otras dos personas para que una de ellas le cediera el asiento. Nadie se metió por medio, nadie opinó, cada cual siguió en su lugar y calladitos, casi sin respirar . Y aún así, durante todo el trayecto, el sitio que había frente a la joven quedó libre, nadie se atrevió a ocuparlo, ni nadie hizo ver a la señora mayor que había un sitio libre que podía ocupar sin problema porque además según los dibujos/pegatinas del asiento, era para personas mayores, discapacitados etc.. . Y estaba libre. Entonces.. ¿Qué problema había? ¿Era algo personal de la señora mayor?
      Aquello me hizo pensar sobre la educación o el capricho, porque... ¿realmente la joven no se había enterado y utilizaba el móvil para despistar? ¿por qué la señora mayor no utilizó la educación y pidió a la joven amablemente que le cediera el sitio? ¿por ser mayor se cree con el derecho de que le dejen el sitio? Tal vez la joven venía cansada de trabajar y necesitaba un respiro. Me hizo pensar que algunas personas mayores se creen con derecho a muchas cosas por tener cierta edad, pues no le dió lugar a la chica ni a reaccionar y quizás si hubiera sido mucho más amable, hubiera conseguido ese sitio o el de cualquiera, pero la verdad, es que ni esa chica ni otros, le cedieron el sitio, bueno... si, una señora que tal vez por miedo se lo cedió. ¿Y la joven? ¿Representa a la mayoría de jóvenes actuales que están tan enganchados a las tecnologías que se han olvidado de tratar con la gente? 
      Aquel incidente me hizo cuestionarme muchas cosas, cada una tenía razón a su manera, pero hechos como éste son más habitual de lo que pensamos. En fin... El debate está abierto, ¿Qué opinas tu?

lunes, 25 de julio de 2016

NOS VEMOS EN SEPTIEMBRE...


   Llegaron las vacaciones,  tan necesarias para descansar cuerpo y mente.

   Salgáis o no de casa, os deseo de corazón un muy buen verano donde riáis mucho, leáis mucho, disfrutéis de todos los que os rodean y convirtáis cada pequeño momento en algo especial, y sobre todo  que recarguéis las pilas para lo que tenga que llegar.

   ¡ Nos vemos en Septiembre! Aunque ya sabéis que estaré por las redes capturando momentos...
 
   ¡ Os quiero a tod@s de vuelta! Muac !!!

domingo, 19 de junio de 2016

Excusas...

      No me gustan las excusas, me gusta la claridad. No me digas que no tienes tiempo,  dime que no te apetece, que tienes algo más importante que hacer que gastar tu tiempo conmigo, pero no me mientas.
Tal vez tus prioridades sean distintas a las mías, pero no me pongas excusas porque yo las inventé. 
No malgastes tu tiempo, tu vida, tus sueños y tus aventuras por una simple excusa... Que en la cara se nota la angustia y la mentira se huele de lejos.
No me pongas excusas que a ciertas edades hacen más daño que la cruda verdad.
Si eres fuerte para excusarte, sé valiente para decir la verdad. 
Porque las excusas son las hermanas pequeñas de la mentira y estas tienen una corta vida.
Ya no dispongo de tiempo para malgastar, el que me queda quiero vivirlo intensamente, así que... no me pongas excusas que vuelan en el aire como las palabras bailan al viento.
Si de verdad te interesa, buscarás el momento oportuno auque no pueda ser de inmediato, pero, no me pongas excusas que ya me cansé de palabras bonitas que adornan el momento para volverlo amargo.
No me pongas excusas, que si quieres puedes y si te atreves lo consigues.
No te mientas a tí mismo, que las excusas son un reto que la vida te pone, no caigas en la trampa. 
Puedes crear excusas o puedes crear ese cambio 
Encuentra el tiempo, rescata las ganas y olvida las excusas.
Y recuerda que el miedo es la excusa para no intentarlo....

domingo, 12 de junio de 2016

Como zombies...


     Caminamos tan absortos en nuestros pensamientos que no vemos más allá de nuestras propias narices. Sorteamos los obstáculos como zombies encantandos por alguna extrañana melodía que nos empuja a caminar sin ver, a avanzar sin oír , a actuar sin pensar....
     Nos miramos en los espejos de los escaparates sin reparar en lo que ofertan o en lo que proyectan. Solo vemos nuestra imagen.
     Caminamos cabizbajos o mirando el cielo, sin cruzar a penas la mirada de aquellos con quienes nos cruzamos. ¿Dónde quedó la educación?
     Siempre llevamos prisa y no nos paramos a contemplar el paisaje, nos quejamos de los cambios que no apreciamos y el reloj apremia a cada paso que damos.
     Hacemos oídos sordos a lo que no nos interesa, ¿Dónde quedó nuestra conciencia? 
    A veces creo que cada día se pierden un poco los grandes valores , aquellos que nos hacen auténticos y verdaderos. 
    Nos dejamos llevar por un mundo que nos arrastra a un abismo sin piedad y dejamos escapar los pequeños placeres que nos hacen disfrutar.
     ¿Cúanto hace que no vives dependiendo del reloj? ¿Cúando fue la última vez que contemplaste un atardecer?  
     Nunca tenemos tiempo y cuando lo tenemos no sabemos qué hacer... 
    Tenemos que volver a recuperar la riendas de nuestras vidas, antes de que esta vida nos arrastre como a zombies perdidos dentro de un laberinto....

domingo, 8 de mayo de 2016

Maquillando sentimientos ....


  Maquillada, perfectamente vestida para la ocasión, se enfrenta a un nuevo día. Con cada toque de maquillaje, oculta sus ojeras de una noche toledana en la que no  ha vuelto a dormir . Se mira y con otro toque oculta las arrugas, consecuencias de la preocupación que vive a diario. Gasta todo el maquillaje que puede en disimular todo aquello que hace destacar su humanidad. Su pelo, rebelde y encrespado se rebela cada día. Lo peina  lo recoge y lo sella con horquillas . Ahora sí, todo está en su sitio. Pero, sus ojos la delatan, porque el maquillaje no puede ocultar su infelicidad. Se retoca una y otra vez y todas la veces que son necesarias, y se pregunta qué sensación será esa de no ir maquillada. Se asusta, se acobarda sólo de pensar que sus sentimientos pueden ser descubiertos. Y así, todos los días se maquilla tapando un poquito más. Un día cualquiera, un niño la acaricia con tanta fuerza que destroza su maquillaje. No se dá cuenta hasta pasadas unas horas. Se mira de nuevo al espejo y descubre que esas horas no han estado tan mal y un día se atreve a dar el paso y descubre esa nueva sensación de cara lavada , sin ocultar nada y siendo correspondida con la misma ternura que infunde su sonrisa. Dar el primer paso, éso era lo difícil.

Moraleja : Nosotros mismos somos a veces nuestra peor barrera. Y lo mejor, por mucho que se controle y planee, luego ocurre por casualidad. Si muestras tus verdaderos sentimientos, te puedes sorprender. Deja las máscaras y sé siempre tú mismo !!!

lunes, 2 de mayo de 2016

SINCERIDAD vs NORMALIDAD



Una lágrima en mis ojos no significa tristeza, porque también se llora de felicidad y una sonrisa en mi rostro no significa felicidad absoluta, porque también se ríe de impotencia. Tal vez nadie llegue a conocernos de verdad porque cada vez menos  nos mostramos tal cual somos y la filosofía de aparentar... a veces nos puede.  Yo no soy de aparentar, pero no siempre me apetece mostrar lo que siento... 

Muchos afirman preferir la sinceridad y cuando la reciben se ofenden, en ese justo momento formas a pasar parte de su lista negra, de persona ingrata, y hasta te tachan de malheducado.  Pero, cuando estamos en el bando contrario y somos nosotros los sinceros, hasta sientes que eres mejor persona, aunque algunos... aquello del tacto no lo tienen muy en cuenta. 

Prefiero mil veces una amiga sincera de esas que te miran a los ojos y con genio te dicen: " Pero so...." (el insulto lo dejo a vuestra elección) antes que una sonrisa de "dientes, dientes" porque hay que aparentar. 

Equivocarse no es malo. De esas equivocaciones nacen las mejores experiencias, pero no vale hacerte la víctima y encariñarte con la pena. Saca esa fuerza que tienes, aunque te cueste.

Puede que la primera impresión de alguien no te convenza demasiado, a veces necesitamos  ver esas otras capas con más detenimiento y sangre fría. Tal vez, nos precipitamos demasiado y en el camino nos dejamos muchos diamantes sin pulir por pura apariencia.

No me importa tu voz si lo que vas a decirme es sincero y te nace del pecho, pero cuidado con la intención, que no hay nada más ruín que las palabras con dobleces, pues es como la sal que echas en la herida... escuece. 

Tampoco se trata de adular todo el tiempo, eso tampoco es de ser sinceros. Pero no utilices la palabra a la ligera, que ser sincero es difícil aunque pongas empeño. Nunca sabes del mal momento de quien tienes en frente y con una sola palabra puedes alegrarle o amargarlo para siempre.

Y como andamos escasos de todo...y  mucho más de tiempo, plantéate ser sincero y pon empeño en lo que de verdad importe. Rodéate de personas que te aporten luz, deja la oscuridad solo para la noche y disfruta de la vida sin reproches.

Y sobre todo recuerda que "la sinceridad de las personas no está en sus palabras, sino en sus actos"

P.D. Aplicable a todos los aspectos de la vida...