martes, 10 de noviembre de 2015

Aquí falta humanidad ...


No me importa el color de tus ojos, ni de tu pelo, ni de tu piel.
 Me da igual como vistas, qué gustos tengas o si te gusta comer. 
No me importa tu altura, tu peso o tu cordura, aunque no sepas estar a la altura.
A mi lo único  que me importa es tu grado de humanidad. 
No me importa si corres, si cantas, si bailas o si te da por saltar.
Que las medidas sobran para algunos... y aquí falta humanidad. 
No me importa cuánto sepas, si ahora  vienes o te vas.
Ni me importa lo que pienses si te sobra humanidad. 
Que por mucho que me cuentes, no te voy a juzgar,
que de eso ya se encargan las personas con maldad.
No me importa que me señalen, si al final ... eres igual que yo.
Muéstrame la diferencia que te hace ser un alguien superior.
Ya solo creo lo que veo, pues oir y creerlo me parece feo.
Desvélame algo sincero y que parezca verdadero.
Dime a dónde fue a parar la humanidad que ya no veo.
Solo quiero personas que me rodeen con sentimientos sinceros,
si no tienes humanidad a mi lado no te quiero,
que ya me aburrí de palabras y hechos traperos.
Preséntame tu humanidad y te mostraré un mundo mucho más llevadero... 
Y recuperemos ciertos valores porque aún estamos a tiempo...