jueves, 17 de octubre de 2013

Complicaciones...

     A veces nos complicamos la vida nosotros mismos. Unas por hablar demasiado y otras... por no soltar ni una palabra. Y cuando vemos el final, siempre pensamos : - Pues al final no ha sido tán difícil. Pero, mientras estábamos en el camino, no veíamos ese final.  Y siempre hay un amigo optimista que lo ve todo de color de rosa, luego está el pesimista que lo vé todo muy negro y luego estamos nosotros, que a veces no sabemos para dónde tirar. Pero, como la experiencia es un grado y de los fracasos aprendemos y siempre estamos dispuestos a aprender, mejor tomarnos las cosas con calma aunque no sepamos muy bien cómo mantener " la calma". 
Y la de veces que hemos dicho " No me vuelve a pasar otra vez" y nos pasa, y tropezamos una y otra vez en la misma piedra. Hasta que un día la piedra desaparece y nos aparece una sonrisilla tonta en el rostro. Pero nada mejor que una buena complicación para poner a prueba nuestra astucia y templanza. Y si no eres de complicarte, ya habrá alguien que te complique !!