miércoles, 6 de febrero de 2013

Shss !! Respeto !!


El respeto no se compra ni se vende, el respeto se gana. Apenas contaba con cuatro años, cuando mi vecino se encargó de hacerme saber que  a las personas mayores había que hablarles de usted y que no debía interrumpir cuando los mayores hablaban. Aquellas palabras quedaron grabadas para siempre en mi mente y las apliqué a raja tabla. Hoy este tipo de valores se están perdiendo, o quizás debiera decir que se han perdido. Ni los niños ni los jóvenes tratan a nadie con respeto, se saltan la autoridad, no respetan ni a los padres ni a los mayores.  Cuántos valores se están quedando en el camino… Se ha perdido la confianza, no confiamos los unos en los otros, mucho menos  en la justicia, ni en los políticos. Nos hemos acostumbrado a que en África los niños se mueran de hambre,  a que los Musulmanes apedreen a cuántas mujeres se les antoje, a que cualquiera secuestre un niño y a penas cumpla condena y esté pronto en la calle por buena conducta,  a que los deportistas se dopen , a que los políticos sean corruptos. Lo hemos visto tantas veces que ya nos parece normal. En mi época se les tenía un gran respeto a los profesores porque se encargaban de enseñar y educar, ahora ya ni eso. Jamás me pusieron una mano encima, y hasta los padres le daban su sitio, el respeto que merecían.
 A veces me pregunto cómo hemos llegado a ésto y por qué lo permitimos. Si todas las modas vuelven, no estaría mal que volviera la del respeto y confianza. Me gustaban aquellos tiempos en los que podías confiar en la gente, en los que los políticos eran un ejemplo, en los que la policía era una autoridad respetable, un tiempo en el que podias pasear por las calles sin ningún temor.  Alguien tiene que escucharnos y reaccionar, quiero pensar que ésta época no es más que una transición que acabará olvidada en la historia, porque no merece ni ser recordada. Esta era de corrupción no puede durar más, no debe. Y no se trata de gritar, se trata de hablar, no se trata de luchar, se trata de actuar. Cada uno debemos poner nuestro granito de arena, porque grano a grano se forman montañas.  Hoy me pregunto cómo van a crecer los niños si no tienen un buen ejemplo. Ayer fuimos niños, mañana seremos padres. Debemos educar a los niños para no reprender al adulto. Quiero volver a vivir esa época de respeto, esa época de valores, porque sin esos valores… estamos perdidos.