domingo, 22 de enero de 2017

Calor en el alma...


    Yo sé que te gusta sentir calor en el alma... pero  te da miedo quemarte.  Y eso es muy de cobardes, eso es muy de hoy en día, se llama "salir corriendo". No te "pringas" para no sentir más allá de lo permitido. No te involucras para no atarte más de lo debido. Pero vuelves una y otra vez a ese fuego que te quema, y que cada vez que intentas apagar, arde con más fuerza. 
Yo sé que tienes cosquillas en el corazón y unas mariposas que vuelan por tu ombligo sin rumbo fijo, porque el GPS ya no funciona con ellas. Yo también las tuve y las engañé para que no murieran en la hoguera, pero solo las despité... ellas viven, veo como vuelan. 
Yo también he oído el ruido que sale de tu cabeza, porque solo la gente como yo puede oirlo.
Yo también juré una y otra vez... y mil veces más... y volví otras cuantas, hasta perder la cuenta.
Yo también conozco ese lugar extraño donde pelean la razón y el desengaño. Y conozco ese lugar con encanto donde siempre vuelves cuando no te hallas...
 Y también sé que tienes un cajón de recuerdos imborrables que solo abres los días nublados, y que añoras al destaparlos. 
Yo también sé que eres como los demás, no tan diferente...
Y no es nada malo, simplemente eres humano.
Aunque no quieras, aunque no te guste reconocer, que el carlor en el alma, siempre es necesario...