jueves, 18 de febrero de 2016

Como seres impersonales ...

    Puede que solo sea un tópico eso que tan solo una persona especial ocupará nuestras vidas, porque si nos esforzamos y tal vez... con un poco de suerte, serán muchas las personas especiales que ocupen ese lugar. Todas nos aportarán su granito de arena, ya sea blanco o negro, pero sin duda,  todas esas personas nos dejaran un lección de vida que tal vez no entendamos en el momento, pero que alguna vez rescataremos para nuestra propia supervivencia. Tal vez si no fuéramos tan orgullosos y desgastados, sería más fácil la convivencia, pero... nos cuesta y mucho dar un gracias, regalar una sonrisa, un abrazo o decirle simplemente a esa persona lo mucho que nos importa. Nos hemos acostumbrado tanto a guardar los sentimientos que a la hora de mostrarlos, tenemos que hacer un gran esfuerzo; aunque debería ser lo más natural del mundo porque, en el fondo todos buscamos un abrazo en un momento determinado, unas palabras cariñosas o un simple gesto de complicidad. A veces me da miedo la frialdad con la que tratamos todo y lo peor es que nos parece hasta normal. Me pregunto muchas veces en qué clase de ser humanos nos estamos convirtiendo y qué ejemplo damos a los más pequeños, los cuales sin darnos cuenta, crecen imitándonos.No se si es problema de la sociedad o que quizás nos hemos acostumbrado a esa frialdad para sufrir menos, o eso creemos, porque en el fondo seguimos sufriendo de la misma manera al no mostrar los que sentimos. Me gustan los besos sin razones, los abrazos apretados, los detalles inesperados y los gracias de corazón. Así que... rasquemos en nuesro interior para no convertirnos en seres impersonales...