martes, 4 de marzo de 2014

Mi colección...


    A veces coleccionamos palabras porque no encontramos nunca el momento de sacarlas y ... guardadas se quedan.
Coleccionamos historias como quien colecciona fotos que solo de vez en cuando sacamos a la luz.
Y a veces... no sabemos ni lo que coleccionamos. 
Nos limitamos a mirar y a buscar y ni buscando minuciosamente encontramos lo que buscamos, porque somos tan imperfectos que ni teniéndolo delante lo vemos. ¿ O a caso no has buscado algo y luego resulta que lo tenías justo en frente ? Pues igual pasa con todo....
Tal vez el secreto sea mirar mejor o saber mirar bien lo que nos rodea y aprender a aceptar la realidad sin excusas... Aunque no siempre estamos listos para ver. A veces necesitamos dar muchas vueltas para volver al principio y saber que eso era lo que buscábamos.
Por eso, coleccionamos palabras, historias, sentimientos y deseos... 
Y ahora mira dentro de tí y dime qué coleccionas porque, si me dices que nada... no te creeré. Todos coleccionamos algo que solo sacamos en el momento justo, o a veces cuando nos sentimos preparados para ello. Y si aún te guardas algo, ve pensando que ya es hora de sacarlo porque los recuerdos se olvidan, las fotografías se pierden, los sentimientos se marchitan y las palabras se atascan...