domingo, 19 de marzo de 2017

La bestia que llevas dentro...

    
Comienza la película, se oyen risas nerviosas, las palomitas van al suelo, - uy... ésto lo subo a face, instagram y lo comento en el grupo... tía, tía, tía, qué fuerte.... -  Eso me hace caer en la cuenta que yo también tuve 15 años, con la diferencia que no existía internet... Me apiado de las chicas, las comprendo y las miro con nostalgia.
Ya salen los anuncios, ¡bien!  son poquitos.
Ya comienza la película y me dejo llevar por su magia. 
No es un cuento de hadas cualquiera, pues, recrea a la perfección el interior de las personas.
Porque dentro de nosotros se esconde una bestia que tiene que convivir con una bella. El lado bestia es fácil airearlo, el lado de bella cuesta más reconocerlo.
Nos identificamos por la forma en que tenemos de mostrarlo. Algunos son más bella que bestia y otros al contrario.
Este cuento de hadas no está tan lejos de la realidad, porque nosotros también nos dejamos llevar por las apariencias, y llamamos "peculiares" a aquellos que son distintos a nosotros, sin que ello signifique que eso sea mejor o peor.
¿Quién no conoce al galán guapo y adulador? ¿Quién no conoce al fiel pelota servidor? 
¿Quien no ha vivido bajo un hechizo difícil de superar? ¿Quién no tiene un amigo leal?
En mi cabeza se agolpan las preguntas y semejanzas, termina la película, salgo de mi ensoñación, miro alrededor, oigo el tic-tac cruel del reloj.
No estamos tan lejos de los cuentos de hadas, de las bellas y las bestias. Vivimos rodeados de un mundo mucho más cruel que el que vemos en la pantalla y no le damos tanta importancia.
Por suerte,  retenemos lo bello en la memoria y salimos del cine tarareando una hermosa melodía.
Hay adultos en la sala que han disfrutado mucho más que los niños. 
Recuerda, la vida será ... según la mires. No permitas que tu lado de bestia arruine tu vida. Tu lado de bella tiene mucho que enseñarte. 
Pero sobre todo,   ¡¡¡no te olvides de ser feliz!!!