jueves, 21 de marzo de 2013

Fábula de " El frasco y las piedras "

Hace ya un tiempo, me hablaron de cierta parábola que hablaba sobre un frasco y unas piedras. Al leerla me sorprendió y a veces la pongo de ejemplo. Desconozco su autor, y quizás la hayais leido alguna vez. He encontrado varias versiones, una con un profesor y otra de un experto de empresas. De una forma u otra la enseñanza es lo que cuenta y nunca está de más recordar algo tan hermoso, útil y sencillo a la vez.  Que la disfrutéis...





Un experto de empresas en Gestión del Tiempo quiso sorprender a los asistentes 
a su conferencia.
Sacó de debajo del escritorio un frasco grande de boca ancha; lo colocó sobre la 
mesa junto a una bandeja que contenía piedras del tamaño de un puño y preguntó:

¿Cuántas piedras creen que caben en el frasco?
Luego que los asistentes hicieron sus conjeturas, empezó a meter piedras que
llenaron el frasco. De nuevo preguntó el experto: ¿Está lleno? 
Todo el mundo lo miró y asintió.

Entonces, sacó de debajo de la mesa un cubo con piedras más pequeñas, metió
parte de esas piedras en el frasco, y lo agitó; las piedrecillas penetraron por los 
espacios que dejaban las piedras grandes.

El experto sonrió con ironía y repitió: ¿está lleno? 
Esta vez los oyentes dudaron: ¡tal vez no! 
¡Bien! y puso en la mesa un cubo con arena que comenzó a volcar en el frasco. 
La arena se filtró en los pequeños recovecos que dejaban las piedrecillas y la grava. 
¿Está lleno?, preguntó de nuevo.

¡No! exclamaron los asistentes; ¡bien! dijo, y cogió una jarra con un litro de
agua y la comenzó a verter en el frasco. El frasco aún no rebosaba.

Bueno, preguntó: ¿qué hemos demostrado hoy? 
Un participante respondió: que no importa lo llena que esté tu agenda, 
si lo intentas, siempre puedes hacer que quepan más cosas. 

¡No!, concluyó el experto: lo que esta demostración nos enseña es que si no colocas 
las piedras grandes primero, no podrás colocarlas después.

¿Cuáles son las grandes piedras en tu vida? 
¿Dios, tu fe y tus valores morales, tus hijos, padres, amigos, tus sueños, tu salud, 
la persona amada, tus hermanos y tus semejantes más próximos?
Recuerda: ponlas primero, y el resto encontrará su lugar.